Efecto de sobrecarga de peso al acero

Efecto de sobrecarga de peso al acero

Cuando un elemento estructural o una junta están sujetos a cargas de intensidad variable repetidas, durante un número elevado de veces, puede presentarse la fractura bajo magnitudes de carga menores. A este fenómeno se le conoce como fatiga.

 

La falla por fatiga consiste en la fractura del material, bajo esfuerzos relativamente reducidos, después de un número suficientemente grande de aplicaciones de la carga, que pueden o no incluir cambios de signo en los esfuerzos.

 

La fractura se inicia en un lugar donde hay una pequeña imperfección que puede ser de tamaño microscópico, y se propaga en forma de una grieta, que suele crecer lentamente, hasta que la pieza se rompe.

 

Las fracturas por fatiga, que se presentan asociadas con esfuerzos normales de tensión, se inician con una deformación aparentemente muy reducida, son de naturaleza frágil, es decir, están acompañadas por deformaciones muy limitadas. La fractura por fatiga se propaga lentamente y presenta un aspecto característico, ya que en la superficie de la fractura aparecen dos zonas claramente diferenciadas, una lisa y generalmente brillante, otra de granos gruesos y mate.

 

Por consiguiente, cuando un elemento de acero estructural falla por fatiga, su comportamiento no es dúctil y dado que no puede efectuarse una redistribución de esfuerzos, los métodos de diseño modernos no son validos a estructuras sometidas a un número importante de repeticiones de carga.

 

La resistencia a la fatiga de un metal depende del número total de repeticiones de carga a que queda sometido y no depende del tiempo total bajo la carga, así mismo es función de la magnitud del rango de esfuerzos y de la amplitud de la parte variable de los ciclos de carga.

 

No es posible establecer reglas generales para el diseño de elementos estructurales cuya resistencia a la fatiga sea un factor predominante y en los que el problema se complique por su forma geométrica, número muy elevado de ciclos de carga, etc. Sin embargo, las concentraciones de esfuerzos ocasionados por discontinuidades o muescas, cambios bruscos de sección, deficiencias en la fabricación, hacen que disminuya de manera importante la resistencia de las uniones a la fatiga y de los miembros estructurales por lo que deberán eliminarse o reducirse drásticamente en la zonas críticas de las piezas sometidas a cargas repetidas.

 

Los valores del esfuerzo de fluencia, Fy, y de ruptura en tensión, Fu, que se utilizarán en el diseño, serán los mínimos especificados en la norma correspondiente. No se emplearán en el diseño los valores reportados en certificados de ensayes de los productos laminados.

Escribir comentario

Comentarios: 0