Diferencias entre el Acero al carbón y el Acero inoxidable

Diferencias entre el Acero al carbón y el Acero inoxidable

Seleccionar el tipo de acero ideal para tu proyecto es una de las decisiones más importantes. Tanto el acero inoxidable como el acero al carbono cuentan con propiedades que los hacen buenos metales para cada proyecto.

 

El acero al carbono y el acero inoxidable son metales que se utilizan en una amplia gama de aplicaciones comerciales y de consumo. La principal diferencia entre los dos es en los componentes que se agregan al acero para que su utilidad se adapte a los fines previstos de tu empresa. Mientras que el acero al carbono tiene un mayor contenido de carbono (lo que le da al acero un punto de fusión más bajo, más maleabilidad y durabilidad, y una mejor distribución del calor), el acero inoxidable tiene un alto contenido de cromo que forma una capa invisible sobre el acero para evitar la corrosión y las manchas.

 

Pero “¿cómo puedo diferenciarlos a simple vista? Para tu suerte el acero al carbono y el acero inoxidable son fáciles de distinguir. El acero al carbono es opaco, con un acabado mate que es comparable a una olla de hierro fundido o una valla de hierro forjado. El acero inoxidable es lustroso y viene en varios grados: para aumentar su brillo solo se debe aumentar la cantidad del cromo en la aleación. El recubrimiento proporcionado por el cromo hace que el acero inoxidable sea atractivo en su estado natural, sin necesidad de pintura o acabado.

 

Existen mas características que destacan a cada una de estas opciones. Por esta razón a continuacion te decimos cuales son las diferencias entre acero al carbón y acero inoxidable.

CORROSIÓN

Una de las diferencias más resaltantes entre el acero al carbono y el acero inoxidable es la resistencia a la corrosión. El acero inoxidable, como su mismo nombre lo dice, es el metal con mejor resistencia a la corrosión que cualquier otro. El cromo que se encuentra en este metal, ataca al oxígeno de forma inmediata y crea una capa de protectora que lo mantiene libre de la degradación y corrosión. Por otro lado, el acero al carbono no cuenta con esta propiedad, por lo que suele oxidarse mucho más rápido.

Apariencia

Si tu proyecto requiere de materiales que te brinden mayor atractivo estético, debes considerar la apariencia del metal. El acero inoxidable cuenta con acabados particulares que hacen que sea el metal ideal para estos casos. No requiere de mucho mantenimiento y ni cuidados especiales. Mientras que el acero al carbono requiere de muchos cuidados para poder conservar su apariencia original.

Propiedades

Funcionalmente, el acero inoxidable es preferido para muchos productos de consumo y es usado principalmente en el sector de la construcción, mientras que el acero al carbono se prefiere a menudo en la fabricación, producción y en proyectos donde el acero está oculto a la vista. El acero al carbono y el acero inoxidable son muy útiles, pero el recubrimiento de cromo que cubre el acero inoxidable asegura que no se oxide ni se corroa cuando se expone al aire y al agua.

 

Es difícil hacer afirmaciones radicales sobre las diferencias en las propiedades mecánicas entre estos dos tipos de acero debido a los distintos tipos y grados que tiene cada uno. Los aceros inoxidables pueden ser más dúctiles que los aceros al carbono porque generalmente tienen mayores cantidades de níquel. Sin embargo, también hay grados muy frágiles del acero inoxidable, como los grados martensíticos.

Costo

Otra consideración importante es el costo entre ambos metales. El acero inoxidable es mucho más costoso que el acero al carbón. Esto se debe principalmente a todos los elementos por los que está compuesto tales como níquel, cromo, manganeso, entre otros. Estos elementos añaden un costo elevado al acero inoxidable. Por otro lado, el acero al carbono está compuesto solo por hierro y elementos de carbono.

Escribir comentario

Comentarios: 0